Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
Conózcanos

Boletin
Tecnología Agroalimentaria. Boletín Informativo del SERIDA. Número 19
Tecnología Agroalimentaria. Boletín Informativo del SERIDA. Número 18
Tecnología Agroalimentaria. Boletín Informativo del SERIDA. Número 17
Ver más>>
Libros
Orientaciones para el cultivo de la faba
Estudio de tipos de poda y marcos de plantación en variedades de vid de Asturias
Ensayo de portainjertos en variedades de vid de Asturias
El cultivo del kiwi
Ver más>>
Mediateca
Técnica del injerto en frutales
Toma de muestras de suelos
Cultivo del Arándano en Asturias
Ver más>>
Memorias I+D
Memoria de Actividades de I+D+i del SERIDA 2016
Memoria de Actividades de I+D+i del SERIDA 2015
Memoria de Actividades de I+D+i del SERIDA 2014
Ver más>>

Publicaciones SERIDA



Cultivo y aprovechamiento de la manzana de mesa

Enrique Dapena, Marcos Miñarro y Mª D. Blázquez

Manzanas. Fotografía © Marcos Miñarro

Introducción
 

Asturias presenta unas condiciones edafoclimáticas excelentes para el cultivo del manzano. De hecho, hasta mediados del siglo XX Asturias era la mayor productora de manzana de toda la península. Sin embargo, esa situación cambió como consecuencia de la aparición de nuevas zonas de cultivo en el nordeste peninsular y, sobre todo, a que en Asturias no se concretaron canales de comercialización adecuados. Además del indudable interés que tendría la realización de nuevas plantaciones específicas de manzana de mesa, muchas de las plantaciones tradicionales aún conservan un porcentaje de árboles de manzana de mesa que se podrían aprovechar mejor. Al igual que en los últimos 20 años la producción de manzana de sidra se ha revalorizado y recuperado, la manzana de mesa asturiana podría volver a tener el valor y la importancia que tuvo antaño. Para ello, resulta necesario recuperar su cultivo, principalmente bajo un sistema de producción ecológica, y desarrollar vías de comercialización apropiadas, priorizando los circuitos cortos de comercialización a nivel local y regional.

Fotografía © Marcos Miñarro

Recuperación de la manzana de mesa en pumaradas y realización de nuevas plantaciones

Los árboles de mesa existentes en las pumaradas tradicionales deben ser recuperados y puestos en valor. Para ello, resulta necesario identificar las variedades de mesa y recuperar los árboles (ver el tríptico Recuperación y manejo de pumaradas tradicionales), prestando especial atención a actuaciones de poda, aclareo y protección que aseguren un tamaño comercial y una calidad global del fruto.

Además, se pueden hacer nuevas plantaciones de carácter semi-intensivo que faciliten las operaciones de cultivo y manejo, como las que se están realizando para la producción de manzana de sidra, o bien plantaciones de carácter tradicional con incorporación de algunas mejoras. En cualquier caso, puesto que la recolección de manzana de mesa se debe hacer a mano, el sistema de producción se debe adecuar a dicha finalidad y a las condiciones del terreno (pendiente, profundidad y fertilidad del suelo), buscando una buena combinación variedad-portainjerto que se ajuste a dichos requerimientos y evite el excesivo crecimiento de los manzanos. También se puede modular el crecimiento vegetativo y facilitar las actuaciones de aclareo y la recolección mediante la utilización de la técnica de arqueamiento.

Algunos de los requerimientos técnicos en estas nuevas plantaciones pueden ser el entutorado o la disponibilidad de riego. En el supuesto de no disponer de riego, habría que prever la utilización de portainjertos de mayor vigor, a fin de disponer de un sistema radicular más potente que permita una mejor captación de agua.

Manzana GoldRush. Fotografía © Marcos Miñarro

Variedades

A la hora de hacer una nueva plantación o de sustituir árboles en plantaciones existentes, se recomienda optar por una de estas dos opciones: variedades cultivadas tradicionalmente en Asturias o nuevas variedades con elevado nivel de resistencia.

En el primer grupo tenemos variedades como:

  • Reineta Encarnada es una variedad con buen nivel productivo, buen sabor y muy buena conservación, pero relativamente sensible a moteado y chancro, en especial en terrenos con condiciones edafoclimáticas favo-rables al desarrollo de hongos.
  • Reineta Roja (también llamada Reineta Roja de Canadá, Garcíasol, Chapa, Pumarón, Francés…) está bien adaptada y muy extendida en Asturias. Es de vigor medio, algo sensible al oídio y en algunas condiciones al chancro. Tiene un fruto de buen sabor pero de conservación no muy prolongada.
  • Reineta Blanca y Reineta Gris de Canadá presentan una sensibilidad media al moteado y en ciertas condiciones pueden ser muy vulnerables al chancro. También están bien adaptadas y presentan una conservación media.
  • Carapanón es una variedad con un fruto de sabor excepcional, aunque de escasa conservación y con limitaciones en cuanto a rendimiento productivo.
  • Reineta Panera (Panerina o Reinetina) y Mingán. Estas dos variedades estuvieron muy extendidas, ya que su fruto es de buen sabor y elevada conservación, pero al ser ambas bastante sensibles al moteado y al chancro, y resultar Mingán de producción bastante irregular, en los últimos años se ha reducido de forma notoria su cultivo.
  • Carrió tiene un fruto de muy buena conservación, presentando una sensibilidad media a moteado y baja a chancro. Su cultivo está más extendido en la zona litoral pues en el interior presenta problemas de cuajado.
     

Manzana Reineta Encarnada. Fotografía © Marcos Miñarro

Como estas variedades presentan una cierta sensibilidad a enfermedades, especialmente moteado y chancro, su cultivo es más aconsejable en terrenos bien expuestos al sur. Resultará además necesaria una protección fitosanitaria específica, especialmente en primavera y a la caída de la hoja, sobre todo en años lluviosos o tras una temporada de alta incidencia de estas enfermedades.

El segundo grupo incluye variedades como Florina, Galarina, GoldRush, Liberty, Priscilla o Williams’ Pride. Todas ellas son resistentes a moteado, y tolerantes o poco sensibles a pulgón ceniciento, lo que facilita su cultivo al evitar dos importantes problemas fitosanitarios. Todas las variedades presentan un fruto lo suficientemente atractivo, aunque especialmente en el caso de Liberty y GoldRush es necesario realizar actuaciones de aclareo para evitar sobrecarga y asegurar un buen tamaño. El fruto de estas variedades es de buen sabor, siendo especialmente destacado en el caso de GoldRush, seguido de Liberty y Williams’ Pride. La conservación es muy buena en el caso de GoldRush mientras que es de tipo medio en las demás variedades. A este segundo grupo de variedades podrían incorporarse en los próximos años nuevas obtenciones del SERIDA.

En el siguiente cuadro se recoge información sobre la época de maduración de las variedades citadas, si bien debe considerarse orientativa al estar condicionada por la climatología de la zona de plantación y del año.

Época orientativa de maduración de variedades. Fotografía © Marcos Miñarro

 

Abejorro polinizando flores de manzano. Fotografía © Marcos Miñarro

Comercialización: la importancia del cooperativismo y las marcas de calidad

El mayor problema de la manzana de mesa no es la producción (en Asturias llevamos muchos siglos haciéndolo) sino la comercialización. Frente a la manzana de sidra, cuya comercialización está asegurada, bien mediante trato directo con el llagar, bien a través de cooperativas de productores que se han ido desarrollando en los últimos diez años, en el caso de la manzana de mesa se requiere realizar un esfuerzo en materia de comercialización a fin de mejorar las expectativas. Si bien en ciertos casos será posible una venta directa individual, la estrategia más interesante es la de la agrupación de la producción y la venta mediante estructuras cooperativas. En el marco del proyecto REPLANTA, se ha trabajado en el desarrollo de un proyecto de cooperativa para buscar canales de comercialización de manzana, así como de otros productos hortofrutícolas, dando prioridad a la comercialización local y regional en circuito corto.
 

Manzanas preparadas para comercializar. Fotografía © Marcos Miñarro

Por otro lado, se considera conveniente asociar nuestra manzana con marcas de calidad que permitan diferenciar y revalorizar el producto. Una opción de gran interés en el marco de una apuesta por una producción respetuosa con el medio ambiente y un producto saludable es la producción de manzana ecológica, que ya está regulada y que al igual que otros productos ecológicos cuenta con ayuda económica para potenciar su desarrollo.

Manzanas BGV-175. Fotografía © Marcos Miñarro

Nota:

Este trabajo ha sido financiado por el Fondo Europeo de Orientación y Garantía Agrícola (FEOGA) y el Programa Operativo PRODER II Comarca de la Sidra en el marco del Proyecto Replanta!
 

Ficha Bibliográfica
TítuloCultivo y aprovechamiento de la manzana de mesa
Autor/esEnrique Dapena, Marcos Miñarro y Mª D. Blázquez
Año Publicación2009
Área

Cultivos Hortofrutícolas y Forestales.
Programa Fruticultura.

Revista/Serie
Referencia
FormatoTríptico
Depósito LegalAS-919-09
ISSN
ISBN
Ver/Descargar

Descargar publicación en PDF

Buscar
Administración
Portal de la Transparencia
Perfil del Contratante
Período Medio de Pago
Convocatorias y Plazas
Legislación
Comunicación
Hemeroteca
Serida en los medios
Imagen Corporativa
Enlaces de Interés
Biblioteca
Catálogo Online
RIA, Repositorio Institucional de Asturias
Publicaciones del SERIDA
Boletín de sumarios
WOK, Web of Knowledge
Préstamo Interbibliotecario
Contacta
Investigación
Sistemas de Producción Animal
Nutrición, Pastos y Forrajes
Sanidad Animal
Genética y Reproducción Animal
Programa de Genética Vegetal
Programa de Patologia Vegetal
Programa Forestal
Programa Fruticultura
Tecnología de los Alimentos
Desarrollo
Experimentación y Demostración Ganadera
Experimentación y Demostración Agroforestal
Selección y Reproducción
Transferencia y Formación