Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
Conózcanos

Boletin
Tecnología Agroalimentaria. Boletín Informativo del SERIDA. Número 18
Tecnología Agroalimentaria. Boletín Informativo del SERIDA. Número 17
Tecnología Agroalimentaria. Boletín Informativo del SERIDA Número 16
Ver más>>
Libros
Orientaciones para el cultivo de la faba
Ensayo de portainjertos en variedades de vid de Asturias
El cultivo del kiwi
Tuberculosis animal: Investigación y control en España
Ver más>>
Mediateca
Técnica del injerto en frutales
Toma de muestras de suelos
Cultivo del Arándano en Asturias
Ver más>>
Memorias I+D
Memoria de Actividades de I+D+i del SERIDA 2015
Memoria de Actividades de I+D+i del SERIDA 2014
Memoria de Actividades de I+D+i del SERIDA 2013
Ver más>>

Publicaciones SERIDA



Recolección del arándano

GARCÍA RUBIO, JC.

La recolección en Asturias, dependiendo de la altitud y la proximidad a la costa a la que se encuentren las plantaciones, puede iniciarse hacia mitad de junio con los cultivares más precoces, alargándose hasta final de septiembre con los más tardíos. El tiempo que transcurre desde la floración hasta la maduración de los frutos varía según los cultivares, pudiendo abarcar de 60 a 90 días en cultivares de la especie V. corymbosum, y de 80 a 120 en los de V. ashei (grupo “Rabbiteye”).

El periodo de maduración de los frutos es gradual. El inicio de la recolección, así como la forma de realizarla, dependen del destino de la fruta. Si se destina al mercado en fresco, el número de pasadas a realizar sobre una misma planta puede variar de 3 a 8. La recogida puede iniciarse cuando la planta tenga aproximadamente un 10%-15% de frutos maduros, o sea, totalmente azules. No obstante, lo más aconsejable es esperar unos 5 ó 6 días a partir de ese momento para hacer la primera recogida, ya que en este periodo de tiempo los frutos ganan muchos azúcares y aumentan su peso considerablemente. Los siguientes pases se irán realizando en cada planta, aproximadamente cada 7 días.

Los frutos se recogen manualmente uno a uno, no presionando con fuerza las bayas para no dañarlas, y se colocan directamente en los envases finales, que suelen ser barquetas de distintos modelos y tamaños. La selección se realiza directamente sobre la planta, controlando el estado de madurez, el tamaño, la ausencia de daños en los frutos, etc. Los frutos deben estar secos para su recolección. Siguiendo estos criterios se consigue un rendimiento medio por persona de 4 a 6 kg/hora.

Actualmente, se están realizando pruebas de recogida mecánica para fresco, pero de momento no hay muchos cultivares adaptados a este tipo de recolección, ni las máquinas están lo suficientemente desarrolladas.

Otro parámetro que determina el inicio de la recogida es el contenido en azúcares totales, que se mide en ºBrix, y cuyo nivel óptimo debe ser superior a 11 ºBrix.

Cuando la fruta se va a destinar a la industria transformadora, no es necesario que la recolección sea tan delicada. Por ello, se espera a tener la mayor parte de la fruta de la planta madura, realizando 1 ó 2 recogidas por planta como máximo.

Con recogida manual se pueden alcanzar rendimientos de 8 a 12 kg/hora, superiores a los indicados para el destino en fresco al no tener que seleccionar los frutos. Éstos se recogen directamente en cubos o en recipientes similares.

Se pueden usar también varios sistemas de recolección mecánica, aunque para ello es necesario tener en cuenta unas características fundamentales de los cultivares como su porte erecto, facilidad de desprendimiento del fruto, firmeza y tipo de cicatriz de éste, así como la maduración concentrada. Además, cuanto menor sea el número de pasadas se evitará el excesivo daño a los arbustos. Otro inconveniente de esta cosecha mecanizada radica en que, a diferencia de la manual, no es selectiva, aumentando el porcentaje de destrío al incorporar fruta sobre-madura, enferma o dañada por insectos.

Entre la maquinaria empleada destaca la cosechadora de varillas autopropulsada, que va a caballo sobre la línea de plantas y puede recoger de 1.000 a 2.000 kg/hora. Debido a su alto coste y tamaño están indicadas para grandes plantaciones, superiores a 25-30 ha, y con buena orografía.

También existen en el mercado unos vibradores manuales eléctricos con los que se pueden alcanzar unos rendimientos de 30 a 40 kg/hora y persona. Estas máquinas poseen unos dedos rotatorios con vibración vertical, horizontal o ambas. Los sistemas rotatorios dañan menos las plantas que los anteriores, pero son menos eficaces.

Ficha Bibliográfica
TítuloRecolección del arándano
Autor/esGARCÍA RUBIO, JC.
Año Publicación2010
Área

Experimentación y Demostración Agroforestal.

Revista/Serie
Referencia
Formato
Depósito Legal
ISSN
ISBN
Ver/Descargar

Buscar
Administración
Portal de la Transparencia
Perfil del Contratante
Período Medio de Pago
Convocatorias y Plazas
Legislación
Comunicación
Hemeroteca
Serida en los medios
Imagen Corporativa
Enlaces de Interés
Biblioteca
Catálogo Online
RIA, Repositorio Institucional de Asturias
Publicaciones del SERIDA
Boletín de sumarios
WOK, Web of Knowledge
Préstamo Interbibliotecario
Contacta
Investigación
Sistemas de Producción Animal
Nutrición, Pastos y Forrajes
Sanidad Animal
Genética y Reproducción Animal
Programa de Genética Vegetal
Programa de Patologia Vegetal
Programa Forestal
Programa Fruticultura
Tecnología de los Alimentos
Desarrollo
Experimentación y Demostración Ganadera
Experimentación y Demostración Agroforestal
Selección y Reproducción
Transferencia y Formación